¿Qué es una enfermedad profesional en Argentina?

Dentro del ámbito de accidentes laborales que pueden afectar al trabajador de manera azarosa provocando lesiones, existe la enfermedad profesional que es a causa seguida de la situación de trabajo y de igual forma debe ser socorrida por la ART, siempre que pueda demostrar estar dentro del Listado oficial de enfermedades profesionales del país.

El análisis de este concepto surge con el fin de diferenciar los padecimientos cotidianos y muchas veces sorpresivos de aquellos que son consecuencia directa del trabajo ejercido, creando para la ley derechos y responsabilidades. Así, se entiende por enfermedad profesional aquella que es originada directamente por causa de la zona o tipo de trabajo de una persona, involucrando un daño directo en la salud del afectado expuesto a algún riesgo laboral, dando la noción de condiciones inadecuadas, que podrían evitarse con una suficiente prevención de riesgos laborales que en todos los casos se traduce en inversión.

Se determina entonces, que el máximo derecho que un trabajador tiene es al cuidado de su salud y eso supone que la empresa contratista considere todos los mecanismos, recursos y capacidades en la evitación de los accidentes y enfermedades profesionales.

Si hablamos de costo monetario para las empresas, este tipo de padecimientos de los trabajadores se traduce en pérdidas formidables y de impacto en lo económico para las compañías ya que ven mermada su plantilla, su productividad y deben recurrir a suplencias y nuevas contrataciones, además de los gastos por reparación del afectado que deben abonar en los casos en que este no estaba registrado.

Mientras que el costo económico para los trabajadores se debe definir como el perjuicio que se produce por accidentes o enfermedades ligadas con las tareas que no se compensan. Es decir, los resarcimientos que se reciben no siempre alcanzan a solventar los costos monetarios ciertos y continuos que este afronta. Siendo que los empleados deben tolerar reducción de ingresos permanentes, detrimento de sus perspectivas laborales futuras. y, por si fuera poco, el impacto al presupuesto familiar modificando muchas veces su estándar de vida adquirido.

¿Cuáles son enfermedad profesional?

En nuestro territorio, por medio de un Listado de Ley 24.557 de Riesgos del Trabajo, Decreto 658/96 con modificaciones ampliatorias 2014, es posible establecer cuadros clínicos, exposiciones y acciones específicas en los que más se dan enfermedades y también agentes de riesgo que perturban al trabajador, y a partir de ellos, cuando suceda, determinar las acciones de denuncia a seguir ante la ART y/o la Comisión Medica Central, en caso de que no se reconozca a priori la relación.

De esta manera, una enfermedad laboral es la que se da como resultado paulatino del trabajo que hace un trabajador y suele llegar a ser grave o discapacitante, diferenciándose ampliamente de hechos fortuitos y violentos como el caso del accidente laboral. Siendo un deterioro que tiene su raíz en situaciones y causas como la presión que atraviesa la persona en su jornada, las instalaciones o equipos inadecuados u obsoletos y la falta de comodidad y seguridad en sus horas de tareas.

Claramente, un padecimiento de este tipo ligado a lo laboral presume derechos y obligaciones para los empleados y los empleadores equitativamente. Y es justo allí donde nuestros abogados especializados estudian cada caso con el objetivo de dar respuesta concreta al demandante interesado. En este punto, viene bien considerar que el trabajador debe contar con las medidas precautorias de seguridad y de tolerancia, y también, las coberturas precisas para disminuir casi a cero el riesgo de sufrir hechos negativos en el ámbito laboral que lo lleven a padecer una enfermedad. Y, además, cuando sea inevitable y el hecho suceda, cuentan con el derecho de recibir una indemnización de la ART o empleador ante el caso comprobado.

Influyen en estas dolencias laborales que surgen de forma lenta y se agravan con el tiempo factores generadores como:

  • La exposición constante al peligro que la origina
  • La manera en que se exhibe el agente nocivo
  • Las particularidades físicas, ambientales y sociales de la persona

La importancia de la denuncia ante la ART

Cuando la persona considere que está ante una situación de enfermedad profesional o laboral, aun cuando no sea de la naturaleza descrita en el Listado oficial, debe denunciar el hecho en tiempo y forma, dentro de las primeras 48 horas, aunque luego también es factible. Y puede hacerlo por medio del empleador o delegado sindical que debe hacer la denuncia en la Aseguradora de Riesgos del Trabajo que lo ampara. Si estos no lo hacen, puede comunicarse usted mismo con su ART que le da respaldo, telefónicamente y por telegrama sin costo, o ante la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, llamando al 0800-666-6778.

Además, debe comunicar su situación de salud al trabajo, y dejar constancia de certificado médico que acredita su condición. De esta manera, la empresa enviará un médico al domicilio, indicará asistir a uno o solo recibirá la prueba de paso por uno.

En aproximadamente 10 días hábiles la ART resuelve su expediente, con la aceptación o el rechazo, dando asistencia médica. En caso de no aceptación de su problema como enfermedad profesional o laboral, o cuando estime el alta, el empleado debe proceder a la denuncia ante la Comisión Médica de su ciudad, para evaluarlo por junta médica. Acá es obligatorio contar con un abogado experto en el tema Derecho Laboral que lo guie por los pasos necesarios. Este le pedirá información concreta sobre su antigüedad en el puesto laboral, si fue avalado su comprobante médico, sus condiciones y comenzará el proceso judicial que debe hacerse dentro de los dos años.

¿Cuándo COVID es enfermedad profesional?

En cuanto a este interrogante, uno de las que más nos hacen en el Estudio en la época que vivimos y ante la exposición laboral, podemos decir que el coronavirus SARS-CoV-2 es considerado y reconocido como una enfermedad profesional siempre que se haya originado desde el día 20 de marzo de 2020 aun cuando no se halle listada. Continuando así hasta el próximo 31/12/ 2021, ampliada para todos aquellos que se encuentren ejerciendo sus tareas cotidianas en sus lugares de trabajo, no home office y puedan verse afectados con nuevas variantes.

En este orden, se prevé que la enfermedad por COVID es de dominio profesional entendiendo que contiene una relación indiscutida y contigua con el trabajo, a no ser que se pueda demostrar que no existe tal relación. Es clave realizar la denuncia obligando a la ART a cubrir los costos causados por tratamiento y asegurar que el trabajador tome de forma ágil y concreta todas las prestaciones previstas en la Ley.

Una vez de alta, se comienza el expediente del caso. Es facultad de la CMC fijar los requerimientos del trámite y la relación de esta enfermedad con el desempeño del trabajador para caratularla definitivamente, algo que puede no ser necesario en caso de que exista una cantidad grande de contagiados en un mismo ámbito.

Ejemplos importantes de enfermedades profesionales

En relación a las enfermedades laborales de las que venimos enfatizando en la nota, estas se reconocen solo al mostrar síntomas serios y extendidos en el tiempo. En la nómina avalada por SRT, se contemplan enfermedades profesionales, ejemplos siguientes: de piel, del sistema respiratorio, cardiovascular, osteoarticular, neurológico, psiquiátrico, del aparato digestivo y hematopoyético como principales, además de otras.

En Argentina, las enfermedades más comunes en ámbitos de trabajo se relacionan con problemas de audición debido al ruido frecuente, respiratorios por contacto con sustancias nocivas y uso excesivo de la voz y del sistema osteomuscular debido a la sobrecarga y las posturas defectuosas. Se identifican comúnmente entre las personas por ir asociados a síntomas de vértigo, mareos, zumbidos en la zona auditiva, fatiga vocal, afonía ligada a nódulos y lesiones en la zona lumbar y manos, muñecas, ciáticas y rodillas. En la actualidad, representan más del 80% de los casos encontrados y probados.

A pesar de lo establecido, no siempre resulta simple lograr que la ART cumpla sus responsabilidades y se haga cargo de cubrir la enfermedad laboral porque suele pretender hacerla pasar por problema preexistente o inculpable, disminuyendo la condición y el reparo que el trabajador alcanza. Esa es la razón por la que se aconseja siempre contar con la asesoría y representación de un abogado de enfermedad profesional ART, experto en evaluar si su caso cumple los requisitos y en ese orden defender sus derechos ante la ley y cuestiones administrativas alcanzando cobertura e indemnización como corresponde según su porcentaje de discapacidad, edad y salario percibido hasta entonces.

Si padece alguno de los síntomas mencionados o ya tiene una enfermedad profesional o laboral, esté en relación de dependencia, registrado o en negro, considera que el origen es debido a su ámbito de tareas y está por iniciar un reclamo o efectuar la denuncia despeje sus dudas con nosotros y conozca cuáles son sus derechos en esta instancia. Contamos con un equipo profesional y humano listo para ayudarlo a no perder sus beneficios e ir por ellos.